ADN Girona

Integración Sensorial

Integración Sensorial

Nuestros sentidos son esenciales para que podamos funcionar y vivir en sociedad. Éstos nos proporcionan una experiencia única y nos permiten interactuar con los que nos rodean.

La Integración Sensorial se ha definido como la transformación de las sensaciones en percepciones, o si lo simplificamos aún más, podríamos decir que es la organización de las sensaciones que nos llegan de manera que podamos organizarnos solo con aquellas que nos son útiles (Ayres 1979, en Smith Myles et al 2000)para entender el entorno donde vivimos y responder adecuadamente a las diferentes situaciones.

Diversos sistemas sensoriales en el cuerpo envían información al sistema nervioso central donde se organiza la información y se prioriza según lo que más nos interesa. Las respuestas que siguen pueden adoptar la forma de un sentimiento, un pensamiento, una respuesta motora o cualquier combinación. Para las personas con dificultades de integración sensorial, las respuestas, muy a menudo, son diferentes a las que la mayoría de la población daría. Por ejemplo, ducharse podría ser una experiencia muy dolorosa debido a la sensación del agua en el cuerpo (hipersensibilidad) o un corte o una quemadura en la mano nos puede parecer inapreciable (hiposensibilidad). Además, en algunos casos es imposible experimentar una sensación sensorial en un sistema en concreto, pero el estímulo puede llegar por un sistema diferente.

Así, alguien puede oír un ruido fuerte y como respuesta cubrirse los ojos. Este aspecto sensorial se conoce como sinestesia, y mientras puede causar confusión, las personas que lo padecen solo han conocido el mundo de esta manera. Es más probable que cause problemas a los padres/cuidadores ya que pueden malinterpretar la sensibilidad sensorial.

Se ha demostrado que las personas con Trastornos del Espectro Autista pueden percibir el mundo y los estímulos que nos rodean de una manera diferente. Pueden presentar dificultades en la Integración Sensorial. Para poder evaluar e interpretar qué dificultades se presentan, podemos utilizar el “Sensory Profile Checklist” de Olga Bogdashina (2003). Este cuestionario es largo pero no es complejo a la hora de responder. En algunos casos hay que realizar pruebas concretas para saber qué grado de afectación presenta la persona evaluada. La gran ventaja de este cuestionario es que nos da ideas e indica qué áreas se han de trabajar para poder acomodar y flexibilizar esta Integración Sensorial.

En nuestro centro trabajamos paralelamente con nuestra Terapeuta Ocupacional quien está especializada en determinar qué áreas presentan dificultades en una persona y cómo se ha de intervenir.