ADN Girona

Casos reales

Algunos de nuestros casos reales:


Martí – 4 años – TEA (Trastorno del Espectro Autista)

Martí – 4 años – TEA (Trastorno del Espectro Autista)

Los padres de Martí contactaron con nuestro centro cuando el niño tenía 3 años. Por aquel entonces Martí no hablaba, solo decía algunas palabras y la mayoría eran repeticiones de lo que acababa de oír. También hacía algunos movimientos como girar sobre sí mismo o mover las manos muy deprisa. Martí no se relacionaba con otros niños, tenía problemas para dormir y se angustiaba muchísimo ante situaciones nuevas.

Lo primero que hicimos fue proporcionarle un sistema de comunicación alternativo (PECS) para que el niño pudiera relacionarse con los adultos y con otros niños y de esta manera también mejorar su comprensión. El niño captó el sistema muy rápidamente y como siempre le habían gustado las imágenes, en cuestión de pocas semanas Martí empezó a hacer demandas concretas formando una pequeña frase. Se dio mucho apoyo a la escuela desde el principio, adaptando actividades y resolviendo todo tipo de dudas que la profesora de la escuela ordinaria tenía. Se proporcionó a los padres algunos recursos visuales para facilitar la vida de Martí también en casa.

Actualmente Martí tiene 4.5 años y ha desarrollado el habla. En algunos momentos se nota que necesita mejorar la pronunciación pero va mejorando cada día. Se continúan trabajando sus habilidades sociales y se da apoyo periódico a la escuela a pesar de que Martí ya es un niño muy autónomo que juega con otros niños de su edad.



Pere – 10 años – TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo)

Pere – 10 años – TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo)

Pere llegó a nuestro centro con 8 años de edad. En la escuela mostraba conductas violentas hacia algunos compañeros y profesores. También mostraba intereses muy restringidos y siempre jugaba con el mismo niño a la hora del patio. Por otro lado Pere era muy intranquilo, tenía la necesidad de moverse continuamente, de saltar, de pisar el suelo muy fuerte y a menudo chillaba.

La metodología más importante y efectiva que se utilizó con Pere fueron las Historias Sociales. Utilizando sus intereses, fotos de él mismo y situaciones conocidas, se confeccionaron varias historias sociales donde se explicaba al niño maneras alternativas de comportarse en la escuela, cómo jugar con otros niños, cómo interesarse por otras cosas y también normas sociales generales. También se proporcionó a la escuela con recursos visuales (horario visual, sistema de trabajo, economía de fichas) para estructurar más las actividades diarias del niño y para motivarle a realizarlas de manera más efectiva. Así mismo se obtuvo un perfil sensorial de Pere para descubrir ciertas necesidades físicas y sensoriales a la hora de trabajar y así incluir técnicas de Integración Sensorial en la terapia, en la escuela y en casa.

Actualmente Pere tiene 10 años. Sus conductas han mejorado mucho y en la escuela ya juega con muchos niños. En ciertos momentos Pere continúa mostrando conductas violentas pero es capaz de auto regularse utilizando recursos visuales y reconduciendo estas conductas. A nivel sensorial se le han proporcionado algunos objetos sensoriales y técnicas presentadas de manera visual que siempre lleva encima y que consulta cuando siente alguna necesidad de este tipo.



Aniol - 3 años - Dificultades en la comunicación y socialización

Aniol - 3 años - Dificultades en la comunicación y socialización

Aniol empezó la intervención en nuestro centro cuando acababa de cumplir los 3 años. Es un niño despierto, muy movido y también muy cariñoso. La familia llegó con una hipótesis diagnóstica de “Dificultades en la comunicación y socialización”, pero esto todavía no está claro. De todas maneras, empezamos a trabajar partiendo de sus habilidades actuales en todas las áreas del desarrollo: comunicación receptiva y expresiva, imitación, juego, motricidad fina y gruesa, habilidades sociales y autonomía.

Con la familia se ha pactado la priorización en algunas áreas para la intervención, es decir, aquellas que se han considerado más importantes. La comunicación y la socialización son siempre prioritarias. La metodología que se utiliza con este niño es DENVER, con objetivos que se revisan trimestralmente. Las dos terapeutas que llevan el caso están formadas en los cursos básicos y avanzados de esta metodología, y, actualmente, una de ellas se está certificando en la metodología a través del Mind Institute de California.

Durante las sesiones, la madre, que es la que tiene más horas libres, se queda con las terapeutas para poder aprender todas las técnicas de intervención necesarias para después aplicarlas en casa y en el contexto natural, ayudando, de esta manera, a que el niño generalice los aprendizajes.

Nuestra terapeuta ocupacional también ha evaluado a Aniol para poder valorar sus necesidades y ayudarlo en las áreas sensoriales.

En cuestión de 3 semanas, el niño ha empezado a imitar y está mucho más regulado, esto significa que manifiesta menos rabietas y más oportunidades de aprendizaje.



María – 2.5 años – TEA (Trastorno del Espectro Autista)

María – 2.5 años – TEA (Trastorno del Espectro Autista)

Los padres de María acudieron a nuestro centro cuando la niña tenía 1 año y 6 meses de edad. María podía emitir algunos sonidos pero no decía ninguna palabra. No hacía contacto visual, no mostraba interés por ninguna persona y a menudo daba vueltas sobre sí misma, se estiraba en el suelo o iba de un lado al otro de la sala como si no supiera qué hacer consigo misma y con los objetos que la rodeaban.

A María se le proporcionó un sistema de comunicación alternativo (PECS) con imágenes para ayudarla a comunicarse de manera funcional y a relacionarse con los adultos. El sistema también se implementó en la guardería para que María generalizara el aprendizaje. Por otro lado también se implementó el sistema TEACCH para darle estructura, tanto en la escuela como en el centro terapéutico. María enseguida captó los dos sistemas. Mostraba mucho interés por las imágenes y por lo tanto, enseguida aprendió a comunicarse. En cuanto al sistema TEACCH, desde el momento que tuvo estructura en el aula y en las sesiones terapéuticas con un horario visual, una estación de trabajo y otros apoyos visuales como un sistema de trabajo, María incrementó considerablemente su capacidad de concentración.

Actualmente María tiene 2 años y 3 meses y está desarrollando el habla. Es capaz de hacer una demanda pidiendo dos o más objetos con el sistema pictográfico. Su contacto visual ha mejorado mucho, igual que su atención conjunta. Ahora María muestra interés por las cosas de su alrededor, juega con los objetos de manera más funcional y durante períodos más largos de tiempo y busca a los adultos para compartir el juego.



Joel – 5 años – TEL (Trastorno Específico del Lenguaje)

Joel – 5 años – TEL (Trastorno Específico del Lenguaje)

Joel acudió a nuestro centro con 3 años de edad. En aquellos momentos tenía un repertorio amplio de palabras pero hablaba de manera incoherente e incomprensible. Joel presentaba problemas a la hora de pronunciar muchos sonidos y se frustraba muchísimo cuando los adultos no le entendían.

El primer paso fue proporcionarle un sistema de comunicación alternativo para que pudiera comunicarse de manera más eficiente y funcional, y sobre todo, para ayudarle en la comprensión y construcción de frases de manera más ordenada y coherente. El niño enseguida mostró interés por el sistema y en pocas semanas logró superar todas las fases del protocolo del sistema, primero haciendo demandas construyendo frases muy pequeñas y después construyendo estructuras gramaticales más largas y complejas. Esta herramienta dio a Joel mucha seguridad, por lo tanto, su frustración se redujo de manera inmediata.

Actualmente Joel ya tiene 5 años y ha desarrollado el habla y la comunicación funcional. Ahora mismo el sistema de comunicación ha pasado a ser aumentativo y se utiliza mayoritariamente durante las sesiones terapéuticas puesto que Joel se comunica de manera efectiva verbalmente sin ningún apoyo visual. Joel es capaz de mantener una conversación con un adulto o con otro niño de manera coherente y cohesiva utilizando construcciones muy complejas. Aún presenta dificultades fonéticas pero ya no se frustra como antes sino que vuelve a repetir los sonidos con muchas ganas de aprender.



Kevin - 12 años - SAF (Síndrome Alcoholismo Fetal)

Kevin - 12 años - SAF (Síndrome Alcoholismo Fetal)

Kevin llegó a nuestro centro a los 10 años. Sus padres estaban preocupados porque a nivel académico mostraba muchas dificultades, era incapaz de seguir las lecciones en la escuela, siempre estaba desmotivado en clase y mostraba apatía. A pesar de tener un buen nivel cognitivo, Kevin mostraba dificultades a la hora de organizarse, de gestionar su tiempo, de recordar rutinas ya aprendidas y sobre todo, de expresarse de una manera ordenada y coherente. Además, y debido a la mayoría de estas dificultades, se estaba aislando, cerrando en sí mismo, y perdiendo amistades.

El equipo de profesionales acordó con sus padres empezar un plan de trabajo individualizado y de grupo. Kevin se incorporó a un grupo de habilidades sociales cuyos miembros eran niños de su edad y perfiles similares. Además también recibió terapia individualizada centrada en aspectos más cognitivos.

Las técnicas aplicadas tanto a nivel individualizado como grupal han tenido, durante los 2 años de terapia, un enfoque cognitivo-conductual. Las metodologías utilizados con Kevin han sido, y siguen siendo, TEACCH y SCERTS. Esto significa que se han utilizado herramientas de organización como agendas visuales, estaciones de trabajo, sistemas de trabajo, secuencias visuales y temporizadores para ofrecer a Kevin una mejor organización y gestión de sus rutinas y aprendizajes. Las actividades propuestas siempre han sido muy visuales y han tenido como base sus intereses para mantenerlo motivado. Kevin ha creado herramientas para autorregularse, como un termómetro emocional, y para expresar sus estados de ánimo y opiniones con criterio propio de una manera más eficaz y coherente. A nivel grupal ha aprendido habilidades como interactuar de manera asertiva, compartir, debatir, llevar a cabo trabajo en equipo, ser crítico y ayudar a los demás. Siempre se ha promovido su empatía, sus funciones ejecutivas y su autoconocimiento. Kevin ha ido adquiriendo objetivos específicos de la metodología SCERTS progresiva y satisfactoriamente.

En la actualidad se ha reducido el número de sesiones terapéuticas puesto que Kevin ha mejorado mucho y ahora es capaz de concentrarse, organizarse y autorregularse en todos los contextos de manera efectiva. Kevin sigue mostrando algunas dificultades que precisan trabajo, es por eso que se ha decidido mantener alguna sesión terapéutica y sobre todo coordinar con el instituto de secundaria al que acudirá en breve.



Arnau – 15 años – TEA de alto funcionamiento- (Síndrome de Asperger)

Arnau – 15 años – TEA de alto funcionamiento- (Síndrome de Asperger)

Arnau es un adolescente con un coeficiente intelectual adecuado para su edad, pero presenta dificultades importantes a la hora de relacionarse con la gente y a la hora de entender las convenciones sociales. Esto hace que Arnau sea propenso a desarrollar problemas afectivos ya que no sabe cómo hacer amigos y mantenerlos, incluso ha sufrido bullying en el pasado.

Durante las sesiones se utilizan metodologías cognitivo-conductuales. Se analizan las conductas, las creencias y los pensamientos que puedan ser disfuncionales y se practican habilidades cognitivas y sociales nuevas. También se trabaja con técnicas de control emocional, control de la ansiedad, juego de rol, etc. Estas técnicas se trabajan a través del diálogo y con actividades acompañadas de apoyos visuales, facilitando así las estrategias y los recursos prácticos (por ejemplo, termómetros de emociones o auto reguladores, mapas conceptuales…).

Arnau también presenta dificultades de aprendizaje escolar como consecuencia de su manera particular de procesar la información y de la inadecuación de las metodologías didácticas a sus necesidades y características. Nuestro papel en esta área es asesorar al centro educativo y a los profesionales que trabajan con él sobre metodologías y recursos para mejorar su rendimiento escolar.

Por último, nos reunimos periódicamente con los padres para dar consejos, asesoramiento y apoyo sobre el desarrollo de Arnau y sobre posibles retos que se van presentando, ya sea en casa como en su entorno social.